Noticias en la prensa
La crisis reduce a 20 días el lleno absoluto en Sanxenxo este verano
El descenso en la cifra de turistas conlleva a una disminución en las contrataciones de verano

Los empresarios del sector prevén una caída en la ocupación hotelera y firmarían pérdidas similares a las del 2008
La crisis económica continúa golpeando. Ese es el principal argumento que utilizan los empresarios del sector turístico de Sanxenxo para justificar una caída en el número de reservas registrado en los establecimientos hosteleros del municipio, a pesar de ser todo un referente en el sector.

De hecho, los responsables de los negocios no verían con malos ojos un descenso en las reservas del 7%, la cifra contabilizada en el verano pasado. «No me atrevo a pronosticar la caída para julio, pero si es como el año pasado es asumible perfectamente. Es entendible debido a la situación que estamos viviendo», afirmó Francisco González, presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS). El portavoz del colectivo solo se atreve a vaticinar un lleno absoluto para 20 de los 60 días de la época estival, una en la que el municipio multiplica su población por seis. Precisa que el cartel de no hay habitaciones se colgará solo entre el 5 y el 25 de agosto.

«Esas fechas están garantizadas», señaló ayer el empresario en una entrevista en los micrófonos de Radio Voz (93.1 FM). «Esos días son la crema del turismo», añadió.

«Siempre tenemos un remanente de gente a la que no le podemos dar servicio porque no tenemos capacidad suficiente para ello y sabemos que en esas fechas no habrá problema», detalló durante la entrevista el empresario turístico.

Pero los 20 días de saturación representan solo un tercio de la época estival lo que obliga al Consorcio a buscar fórmulas para tratar de ocupar la mayor parte de la oferta, sobre todo, en julio.

El año pasado, la ocupación en el primer mes del verano se situó en torno al 63%, y si se reduce ese 7% que existe de previsión en el seno del CETS, los índices se fijarán en el 56%. Hay que considerar que la oferta de camas y plazas de cámping en el municipio supera las diez mil.

Sin embargo, la tendencia es a la baja. Primero fue la llegada del euro, después la oleada de incendios, el encarecimiento de las hipotecas por la subida del euríbor y el aumento en el precio del combustible, y ahora la crisis que atraviesa el país.

Los datos contrastan con los mensajes que se lanzan desde la casa consistorial de que en los meses de verano en Sanxenxo no quedan camas libres.

Un daño colateral de la desaceleración del motor turístico es la reducción en el número de contrataciones de temporada. «Eso es lógico, pero no creo que ocurra en el número de otros años», subrayó González. «Al ser cauto en el número de reservas también estamos siendo cautos en las contrataciones», señaló, para añadir que estos empleos temporales son importantes para la economía del Concello.

Metamorfosis

Otro de los factores que se atribuyen al descenso en el número de visitantes es el cambio que está experimentando el sector. Desde el CETS se apunta a que el turista cada vez pasa menos tiempo en su destino, pero por el contrario, aumenta el número de ocasiones que sale de vacaciones. «La gente disminuye días y aumenta las veces que se desplaza a alguna parte en vacaciones», reseñó Francisco González. Explicó que el número de personas que se pasa su mes de vacaciones en el mismo destino se ha disipado, y está menguando los que disfrutan de una misma localidad quince días.

La Voz de Galicia
25/06/09