Noticias en la prensa
Pontevedra sufre un descenso del 12,01% en ocupación hotelera con respecto al año pasado
La ciudad de Pontevedra sufrió un considerable descenso del 12,01% en la ocupación hotelera este mes de agosto, alcanzando una media del 76,01%. Esto significa que aumenta en un 6,01% con respecto a los resultados obtenidos en julio.
En Sanxenxo, la ocupación ha alcanzado en el mes de agosto niveles similares a los de años anteriores, al registrar un porcentaje del 87,02%, según facilitó un estudio realizado por el Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS) en diferentes tipos de hospedaje, como hoteles de cuatro, tres, dos y una estrella, apartamentos y en cámpings.
La demanda en este municipio ha experimentado un descenso del 3,08% con respecto al mismo mes del año pasado, pese a ello, el sector se ha mostrado satisfecho con los resultados obtenidos.
Por el contrario, la Asociación de Hoteleros de Pontevedra (AHP) se muestra preocupados por los resultados en la capital del período estival.
Ambos colectivos achacan este descenso a la incertidumbre generada por la crisis económica, tanto a nivel nacional como internacional, así como a la climatología, que este año no favoreció al sector turístico.
Pontevedra cuenta con una ocupación hotelera anual de un 49,86%. El verano sería el período que debería compensar la baja ocupación del invierno, pero los datos «son preocupantes para la ciudad, no se cubre a lo largo del año ni siquiera la mitad de las plazas disponibles», afirma Bernardo Quinteiro, presidente de AHP.
CETS sostiene que el buen resultado del período estival se debe «al esfuerzo en promoción turística que se ha desarrollado durante estos últimos años». También señalan que desde este consorcio darán seguimiento a todos los puntos que se «deben mejorar de cara a futuras temporadas».
Sin embargo, en la ciudad del Lérez los pronósticos son negativos de manera que AHP se muestra pesimista. Según Bernardo Quinteiro, nada les hace indicar que estos datos «vayan a cambiar de tendencia, teniendo en cuenta el clima económico que nos rodea en la actualidad».
Por otro lado, tanto Pontevedra como Sanxenxo, sufren un claro descenso en los gastos de los visitantes. A pesar de ocupar las mesas y locales, como señala Bernardo Quinteiro, los turistas «viajan menos días y disponen de menos dinero para gastar en oferta complementaria». En Sanxenxo, se ha observado un descenso en el consumo que se podría cifrar entre el 10% y el 25% dependiendo de la actividad.

La Voz de Galicia