Noticias en la prensa
Pontevedra y Sanxenxo prohíben a partir de esta semana el botellón
En la ciudad del Lérez se habilitará un recinto en el parque de Rosalía de Castro para el ocio al margen de los locales

La ordenanza de la villa turística entra en vigor hoy y la de la capital provincial lo hará el próximo viernes
Pontevedra y Sanxenxo serán a partir de esta misma semana villas libres de la práctica indiscriminada del botellón. Si en Pontevedra solo se podrá practicar esta forma de ocio juvenil en un espacio específico habilitado en el parque de Rosalía de Castro, en Sanxenxo no habrá tal posibilidad y, en teoría, a partir de hoy ya no habrá botellón. Ni en Baltar ni en A Panadeira ni en ningún otro punto del municipio.
Con su publicación ayer en el Boletín Oficial de Pontevedra, hoy mismo entrará en vigor la ordenanza municipal de Sanxenxo «pola que se regulan as medidas para compatibilizar a normal convivencia e o lecer nas vías e outros lugares públicos». El plan previsto, tal y como destacó el concejal de Seguridade Cidadá, Salvador Durán, prevé incidir especialmente en la erradicación del botellón de los cascos urbanos del municipio con el fin de compatibilizar el derecho al descanso con el derecho de todo el mundo a divertirse. «Para lograr ese fin -especificó el concejal- se utilizarán todos los medios de los que dispone la Policía Local».
El Concello de Sanxenxo prevé sanciones de 200 a 3.000 euros para los infractores de la ordenanza, que prohíbe tanto practicar el botellón como vender alcohol en la vía pública.
Moratoria
También en Pontevedra la Policía Local establecerá un dispositivo especial a partir del próximo viernes, fecha en la que entrará en vigor la ordenanza ««de protección da convivencia cidadá fronte ás alteracións sociais derivadas do consumo de bebidas nos espazos públicos», que es el nombre oficial de la nueva normativa pontevedresa. Aunque fue aprobada antes que la de Sanxenxo, el gobierno local decidió dar una moratoria de algo más de un mes para su entrada en vigor, hasta la finalización de las fiestas de A Peregrina.
La ordenanza prohíbe expresamente «a concentración de persoas nas vías e zonas públicas consumindo bebidas cando alteren a convivenza cidadá». Se exceptúan terrazas y veladores, ferias, romerías y fiestas populares que cuenten con licencia, así como aquellos casos especiales y espacios concretos que el Concello pueda habilitar específicamente, como el citado parque de Rosalía de Castro. También se prohíbe la distribución y el suministro de bebidas en las vías y zonas públicas, incluso desde automóviles.
El régimen sancionador que establece el texto propuesto por el Concello de Pontevedra contempla infracciones que pueden ser leves, graves o muy graves, con sanciones que pueden llegar hasta los 750, 1.500 y 3.000 euros, respectivamente.

La Voz de Galicia