Noticias en la prensa
Los hoteles salvan la primera quincena de agosto tras un flojo mes de julio
La primera quincena de agosto no está siendo mala para los establecimientos hoteleros de O Salnés, pues muchos de ellos se encuentran completos, o al 90 por ciento de ocupación.
Si bien el de julio fue un mes bastante flojo, sobre todo comparado con otros años, la primera mitad de agosto está arrojando mejores resultados, sobre todo en localidades como O Grove, con una tradición turística totalmente consolidada, o Vilagarcía, que estos días celebra sus fiestas más importantes del año, con unos conciertos musicales de primer orden y con un evento tan multitudinario como la Festa da Auga.
Establecimientos como el "Bradomín", en Vilanova, el "San Marcos", en Ribadumia, el "Europa", en Cambados, o la casa de turismo rural "Casal de Folgueiras", en Meis, tienen todas sus habitaciones ocupadas.
Otros hoteles, como el "Benalúa", han tenido buenos resultados, sobre todo en los fines de semana, y estarán llenos durante el puente festivo que se avecina; en lo que atañe a los campings, el "Siglo XXI" de San Vicente (O Grove) está lleno, y el "Arco Iris" de O Terrón (Vilanova) se encuentra a un 80 por ciento.
Pero lo que sí notan los hoteleros es que el número de días de estancia se ha reducido, y ahora es difícil encontrar a familias que pernocten en el mismo sitio durante más de cinco noches.
También se ha notado, según los profesionales, que los turistas gastan menos en bares y restaurantes. Se confirman así los pronósticos que a principios de julio realizaron dirigentes hosteleros y propietarios de negocios de este sector. Estos habían vaticinado que la crisis económica se notaría, pero que el bajón de visitantes no sería drástico; que las estancias serían ligeramente menores; y que probablemente mucha gente seguiría viajando a costa de gastar menos.
O Grove
El presidente de la Asociación de Hostelería de O Grove, Jaime Devesa, planteó que durante la primera quincena de agosto la mayor parte de los hoteles de la localidad están llenos.
También afirma que el mes de julio fue malo para el sector meco "porque tuvimos un descenso de entre el 40 y el 60 por ciento con respecto a 2007". Devesa achaca este descenso a que no se celebró el torneo de tiro al pichón.
Lo que parece no haber variado demasiado es el perfil del visitante, pues se trataría de una familia con hijos, en la que los padres tienen entre 30 y 55 años; también sigue pesando mucho el turismo de grupos que viajan de modo organizado y que se desplazan en autobús. El hecho de que estos grupos sigan viniendo a O Salnés también está ayudando a mantener los niveles de ocupación de otros años.
En cuanto a las procedencias mayoritarias de los visitantes, son Madrid y las provincias castellano leonesas.
Sobre las previsiones para lo que resta de verano, se espera un bajón de turistas del 17 de agosto en adelante, aunque durante los fines de semana sí se podrían registrar buenos niveles de ocupación. Aunque por ejemplo en el camping "Arco Iris" de Vilanova indicaron que en principio podría quedar con una planta libre a partir del lunes, día 18.
Tampoco son muy optimistas en el "Benalúa" sobre lo que pueda suceder en los días laborables a partir de la próxima semana, y creen que pese a los resultados de este agosto, sí se ha notado un bajón de reservas con respecto al año pasado. Ya de cara a septiembre, Jaime Devesa, de O Grove, teme que la ocupación pueda ser más baja que en 2007.
De todos modos, en este mes la comarca suele recibir "un turismo considerado como de calidad", en palabras de Devesa, y con cierto poder adquisitivo, por lo que el sector sigue esperanzado de que el balance pueda ser positivo al final de la temporada.
Valoraciones
A la hora de realizar valoraciones sobre lo que va de campaña, en la casa de turismo rural "Casal de Folgueiras" indicaron que si bien han conseguido completar sus cuartos "fue en el último momento, y otros años lo teníamos todo lleno tres meses antes".
El responsable de esta establecimiento de Meis señaló también que "este año la gente apenas gasta nada en comidas o cenas. A lo mejor, eso supone un 30 ó 40 por ciento menos de facturación".
También en el "San Marcos" han notado que se consume menos. Este hotel tiene también restaurante, y al inicio del verano uno de sus responsables ya había vaticinado que la gente seguiría viajando lo mismo que otros años, pero que se contendría en los gastos complementarios, como son las comidas.
Otro de los sectores que más directamente está padeciendo la coyuntura de crisis está siendo el comercio. Varios comercios de Vilagarcía y Cambados han cerrado ya en lo que va de 2008, según admite el propio Consorcio.

Faro de Vigo