Noticias en la prensa
Punta Vicaño estrena el parque público más grande de Sanxenxo
El Concello llevó a cabo una tala de árboles que no gustó a varios vecinos

Todo está listo. Hoy, jueves, abrirá sus puertas el parque público de Punta Vicaño, el más grande del municipio de Sanxenxo y que supuso una inversión para su construcción de 200.00 euros. Para acondicionar el espacio natural ubicado entre las playas de Silgar y Baltar, el Ayuntamiento llevó a cabo una polémica tala de árboles que causó malestar entre varios vecinos, puesto que estos indicaron que el corte de especies incluyó ejemplares centenarios.
El nuevo espacio abarca una superficie de 22.000 metros cuadrados, y los niños de hasta doce años podrán disfrutar de un área de juego de 800 metros cuadrados que dispone de un pavimento elaborado con corteza de pino, y según fuentes municipales, el primero de estas características en Galicia. «Este material é ideal xa que amortece a caída dos nenos e nenas», destacó el concejal de Medio Ambiente, Manuel López.
El parque infantil está dotado con una tirolina, un multijuego de cuatro torres, pasarela, tobogán, barras de bomberos, columpios con asientos planos y otro con asiento de cuna para los más pequeños, así como bancos, papeleras y una fuente de agua potable. El parque, de acuerdo con el edil de Medio Ambiente, «xa é patrimonio de todos os veciños do Concello». En este sentido, para Manuel López, Punta Vicaño «é sen dubida unha das maiores riquezas coas que contamos deste municipio».
Además de habilitar el parque infantil, en el marco de la la puesta en valor de la finca se reparó la masa arbórea mediante podas de saneamiento.
La Administración local señaló que también se repobló el entorno natural plantando robles del país (carballos) y robles americanos en la zona de la entrada, así como con cinco naranjos dulces y otro amargo centenario.
Fuentes municipales apuntaron, por otro lado, que se instaló un sistema de riego y se creó un sendero de 250 metros de longitud, que transcurre desde la entrada de Punta Vicaño hasta el mirador del mar. Además, se limpiaron los muros de piedra del cierre de la finca.

La Voz de Galicia