Noticias en la prensa
Sanxenxo esquiva la crisis, aunque se constata un menor nivel de consumo
Los hosteleros detectan que el turista «se aprieta más el bolsillo» a la hora de gastar en esta época estival.
Ya nadie rehúye del concepto de la crisis económica. No se puede disimular la escasez de liquidez en las economías familiares. El verano llegó con una típica ola de calor, los vecinos de la villas y turistas inundan las calles y las terrazas de los bares, pero es indudable que el gasto se ha encogido.
«Hay mucha gente, pero se nota que esa misma gente que antes gastaba sin pensárselo dos veces, ahora vigila mucho el desembolso que hace de sus bolsillos», afirma uno de los hosteleros de Sanxenxo, villa turística por excelencia.
Y lo cierto es que, al menos de momento, Sanxenxo logra capear el temporal de la desaceleración, aunque sin embargo, las ganancias en el sector de la hostelería y otros negocios dedicados al mundo del ocio es muy inferior al de otros años.
Cuando caen los atardeceres veraniegos, las terrazas de Sanxenxo, y las de otros municipios turísticos, se abarrotan. Pero el nivel de consumiciones servidas es mucho menor que el de, por ejemplo, el mes de julio de 2007. «Hay gente, pero de todas maneras la cosa está algo floja, aunque podría ser mucho peor», señala otro hostelero de Sanxenxo.
Los hosteleros también constatan que los índices de consumo que se pueden registrar durante los fines de semana «no son reales». Confían en un buena agosto, aunque un hostelero apunta a la señal de un comercio del Paseo de Silgar: «Liquidación todo al 50%». «Y este negocio no es el único».
Los empresarios son conscientes de que un buen agosto puede salvar la temporada, puesto que auguran unos meses duros una vez que el calendario marque septiembre.
Ocupación
Por su parte, desde el Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), se calcula que el nivel de ocupación en julio rondará el 60%, «una muy buena cifra considerando lo que está pasando». Los responsables del CETS recuerdan que el 1 de julio de este año se produjo en un martes, lo que retraso la salida de veraneantes unos días. «No nos quejamos», señala el presidente del colectivo.
La campaña se alvaría, destaca, con una ocupación superior al 70% en agosto.

La Voz de Galicia