Noticias en la prensa
Ofertas que rozan la baja temeraria no evitan el desplome de la ocupación hotelera de agosto
"Las ofertas deben ser atractivas pero también razonables pues hay que poner en valor el negocio y el servicio que se presta". Son palabras del presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), Francisco González que califica "casi de baja temeraria" algunas de las tarifas que se han puesto sobre la mesa este verano en establecimientos de distintos puntos de España y también en las Rías Baixas para intentar captar clientes. Un esfuerzo que, por otra parte, no ha evitado el desplome de ocupación hotelera del mes de julio y los malos datos de la primera quincena de agosto cuando la tasa osciló entre un 52 y un 70% , hasta 15-20 puntos menos que la del pasado año, según confirmaron fuentes del sector de la capital, Sanxenxo y O Grove.
Hubo, eso sí, hasta el ecuador de agosto días puntuales con llenos completos, informa el portavoz de los hoteleros de Pontevedra, José María de Cabo, quien junto a su homólogo de Sanxenxo confía en el tirón de próximos y grandes eventos deportivos que se van a celebrar en la ciudad del Lérez y en la provincia para remontar el índice de ocupación en los últimos días de agosto y primeras semanas de septiembre. Uno y otro aluden expresamente al movimiento que generan citas como la Vuelta Ciclista a España, el Campeonato de España de Triatlon o el partido amistoso que jugarán las selecciones de España y Arabia Saudí en Pasarón.
De Cabo sitúa entre un 20 y un 25% los descuentos ofertados por hoteles de Pontevedra para tratar de llenar las plazas hoteleras.
Límites
"Superar ciertos límites no es bueno para nadie: ni para la rentabilidad del negocio ni para el cliente" reflexiona González, quien sostiene que "nunca hubo tantas facilidades en España, en Galicia y en las Rías Baixas, tantas ofertas, tantos precios al alcance de todos como este año". Aún, así añade, los visitantes se lo piensan hasta el último momento para decidirse y es en este grupo de potenciales clientes (los de última hora) en donde tienen los hoteleros depositada su confianza para mejorar la temporada.
Si los hoteles y alojamientos turísticos han tenido y tienen serios problemas para llenarse en estos meses de verano, otras opciones mantienen un nivel idéntico o incluso superior al del pasado año. Es el caso de los balnearios, spa o talasos que han puesto y esperan seguir poniendo de manera intermitente el cartel de "completo", especialmente durante los fines de semana o puentes de fiestas.
También los campings se han visto beneficiados en cierta medida por la crisis al erigirse en alternativa vacacional para las familias, según indicaron en sendos establecimientos de Arousa y Sanxenxo.
Tanto como el descenso de ocupación preocupa, en el sector turístico de la provincia, la rebaja de los precios y la caída del consumo. Un conjunto de factores que explica un vertiginoso descenso en la facturación de los negocios turísticos que ha sido cifrado en un 35% por la Federación provincial de empresarios de hostelería de Pontevedra (Feprohos).
En Feprohos preocupa también, y mucho, el impacto que pueda tener la subida del IVA a principios de septiembre por lo que conllevará de mayor contracción del gasto.
Caída del consumo
El gasto medio por persona y día (tanto del turista como del lugareño) es el parámetro que utiliza el Patronato de turismo Rías Baixas para evaluar el alcance de la temporada estival, habida cuenta que en los dos últimos años este gasto medio descendió de 110 euros por persona y día a 70- 75 durante el pasado verano. Las estimaciones de este observatorio provincial, al iniciarse la campaña 2012, era que la cifra descendería a 60-65 euros.
"El volumen de visitantes de la provincia de Pontevedra se puede mantener pero el negocio igualmente se resiente porque la gente ya no consume con alegría, pide una tapa cuando antes pedía tres o una caña cuando antes pedía una botella de vino" apunta el dueño de un bar de tapas de la capital, que reconoce que a él no le ha ido mal del todo en agosto y que el tirón de las fiestas está siendo importante aunque sí notó un descenso significativo de ingresos en el mes de julio.
El tiempo es un factor esencial en la temporada estival ya que cada año aumentan las reservas de última hora que toman como argumento decisorio la temperatura y las posibilidades de sol o lluvia.
Los pontevedreses reservan a última hora escapadas a la costa mediterránea, Baleares, Canarias o Portugal
Los pontevedreses, igual que los visitantes que llegan a nuestra tierra, reservan a última hora sus escapadas o vacaciones fuera de la ciudad. Cotejan ofertas y se decantan preferentemente por el sol y la playa, así como por el turismo de proximidad.
Tal como explican en la agencia Viajes Circe las salidas más frecuentes €escapadas de 3-5 días o paquetes turísticos de una semana€ tienen como destino fundamentalmente el litoral mediterráneo, las islas Baleares y Canarias y Portugal, de norte a sur, así como Madeira. "Se ha vendido bien esta isla atlántica como alternativa a las españolas".
"Madeira es desde hace año y medio un destino preferente de los pontevedreses que salen de vacaciones porque está haciendo ofertas muy atractivas en precio y calidad y tiene vuelos directos desde Oporto" añaden en la citada agencia.
La crisis ha cambiado los hábitos de viaje de los pontevedreses quienes, de manera creciente, se decantan por un destino peninsular al que pueden llegar en su propio vehículo o por un paquete (avión más hotel y en ocasiones también coche) a las islas, en donde por 500 euros se puede estar una semana completa.
Menos tiempo
Los que tienen menos disponibilidad económica o de tiempo optan por salidas de fin de semana más o menos largo. En este caso las preferencias se decantan por balnearios o pequeños hoteles con encanto o bien situados para hacer excursiones, practicar senderismo o actividades al aire libre o cerca de la playa.
Los destinos nacionales y Portugal en su conjunto copan el grueso de las salidas vacacionales de los pontevedreses, entre los que también hay un número significativo que ha elegido este verano una escapada de 3-5 días a Londres, atraídos por el eco de las Olimpiadas y París o Roma, destinos que tienen el marchamo de "clásicos".

Faro de Vigo
18/08/2012