Noticias en la prensa
El decreto de furanchos fija 11 tapas de las que en cada concello se podrán elegir cinco
Los furancheiros ya disponen de un nuevo borrador de decreto autonómico para regular su actividad y evitar problemas de competencia desleal con el sector de la hostelería. Entre otras cuestiones, el borrador recoge las 11 tapas que pueden servir estos establecimientos y de las cuales en cada concello habrá que elegir cinco. El borrador fue presentado ayer por el director xeral de Administración Local de la Xunta, Norberto Uzal,a la Federación Provincial de Furancheiros de la Provincia de Pontevedra, que preside el cangués José Luis Videira, mientras que la secretaria xeral de Turismo, Carmen Prado, hizo lo mismo con los presidentes de la Confederación de Empresarios de Hostelería de Galicia (CEHOSGA), Federación provincial de Pontevedra (FEPROHOS), Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo y un representante de la Asociación de Hostelería de Vigo (AHOSVI).
Videira asegura que el borrador recoge las alegaciones que presentaron los furancheiros y en este sentido señala que están satisfechos porque además se aclara qué tipo de tapas pueden servir estos establecimientos y que el otro no establecía además de que incurría en contradicción a la hora de establecer sanciones al encontrar elementos de restauración encima de la mesa. Así, recoge 11 tapas que se podrán ofertar: tabla de embutidos y quesos, pimientos variedad Padrón, oreja-chorizo, zorza-raxo, costilla, huevos fritos, sardinas o jureles a la brasa, callos, tortilla de patatas, empanada-empanadillas y croquetas de bacalao. De estas 11 tapas, cada Concello deberá de elegir, y de acuerdo con la asociación de furancheiros local, cinco de ellas. En el caso de Cangas, ellos ya han seleccionado seis y tendrán que suprimir una: oreja-chorizo, zorza-raxo, costilla, callos, tortilla y empanada-empanadilla.
Videira, que representa a un sector que en O Morrazo puede llegar a contar con 200 establecimientos de los que 50 están en Cangas, asegura que los Concellos deberán de elaborar ordenanzas para regular y encargarse de la actividad de inspección, que antes desempeñaba Turismo al estar incluidos, en el decreto del bipartito de 2008, dentro de la Ley de Turismo. El presidente de los furancheiros asegura que lo que pretenden es que las tapas se puedan combinar al cabo de uno o dos años.
El decreto también regula la cantidad de excedente de vino que pueden servir los furanchos y que se establece en 0,65 litros por metro cuadrado de terreno que su propietario tiene dedicado a viñedo. Antes se establecía un tope de mil litros que era insuficiente para dar salida al excedente de vino. Una producción media alta de un furancheiro puede estar en los 4.000-5.000 litros de vino. El borrador también vuelve a recoger el abanico de apertura de los furanchos, del 1 de diciembre al 30 de junio, con un máximo de tres meses, y posibilidad de prórroga hasta el 31 de julio por motivos sanitarios del vino pero sin exceder esos tres meses.

Faro de Vigo
07/06/2012