Noticias en la prensa
Solo los hoteles de lujo esquivaron la crisis durante una "floja" Semana Santa
La comarca registra una ocupación del 65 por ciento entre las jornadas del jueves y el domingo.


Fin a las primeras grandes vacaciones del año y hora para hacer balance en el sector turístico. La comarca de Pontevedra registró una dinámica alejada de otros años de mayor demanda, aunque se mantuvo en la misma tónica que su entorno. El Observatorio Turístico Rías Baixas (OTRB) constató una ocupación del 65 por ciento en las jornadas del jueves al domingo. Pero dentro de esta media se incluyen establecimientos con dispares resultados. Algunos han sufridos especialmente la embestida de la crisis, otros como los hoteles de lujo parecen haberla evitado por completo. En Sanxenxo los establecimientos de cuatro estrellas han registrado los mejores datos de los últimos tres años, rozando el lleno.
Mientras la media de la ciudad del Lérez y los municipios de su alrededor supuso que entre tres y cuatro habitaciones de cada diez permaneciesen vacías, en aquellos negocios se rozó el 92 por ciento de ocupación. Algo que contrasta incluso con el promedio del municipio de O Salnés, que se quedó en un 59,91 por ciento (casi tres puntos menos que en 2011), y también con el resultado obtenido en la capital, donde el presidente de la Asociación de Hosteleros de Pontevedra apunta que la semana Santa fue débil pero algo mejor de la pesimista visión de hace unos días.
La tónica, por tanto, semeja ser constante en la mayor parte del sector y del territorio y únicamente se salvan de ella aquellos negocios que se dirigen a una clientela más adinerada. Los demás sufren por el adverso panorama económico, señalando además como una de las causas la "excesiva dependencia" del turistas procedentes de otros puntos del Estado. Desde el sector también se apunta a que las precipitaciones que se produjeron durante algunas jornadas y las bajas temperaturas "dieron al traste con bastantes reservas".
El colectivo que congrega a prácticamente todos los hoteles de la ciudad, ofertando más de 900 plazas, llevará a cabo mañana una reunión donde se analizará cómo transcurrió la prueba de estas fechas. No obstante, el presidente de esta agrupación, José María de Cabo, ya había mostrado unas expectativas pesimistas debido al escaso movimiento de las reservas. "Solo quince días antes teníamos un 25 por ciento", explica. A falta de abordar cómo se comportó en conjunto los hoteles de la ciudad, el responsable del colectivo admite que las sensaciones son las de que "puso ser peor", si bien la media de lunes a domingo permanecería en el 40 por ciento que auguraba hace solo unos días. Los datos de los días festivos son mejores pero "flojos" en comparación con años anteriores.
Por su parte, desde el sanxenxino CETS, otro de los colectivos turísticos de la provincia, hacen "un llamamiento a la reflexión" tras la bajada de un 2,79 por ciento en la tasa de ocupación con respecto al año pasado. Su presidente, Francisco González, también reclama a las administraciones autonómica y estatal "una apuesta clara por el sector del turismo como revulsivo clave ante la crisis y como generador de un empleo tan necesario en estos momentos".
González confiaba en alcanzar un 65 o 70 por ciento de ocupación, pero cree que las inesperadas precipitaciones, centradas justo en los días festivos después de semanas de unas condiciones meteorológicas más propias del verano, llevaron a ese descenso hasta el 59,91 por ciento. Una bajada que los hoteles de cuatro estrellas ayudaron a paliar, al igual que los camping, cuyo coeficiente de ocupación de incrementó con respecto al año anterior, pero permaneciendo aún así con más de la mitad de plazas sin cubrir.
La situación de tener más plazas libres que ocupadas también se dio, por primera vez en años, en pensiones y hoteles de una, dos y tres estrellas, tipo de estancias en las que oscilaron entre el 48,6 por ciento y el 49,4. El bajón tan brusco que sufrieron tiene su explicación en la menor presencia de grupos organizados. "Durante los últimos años venían muchos grupos como por ejemplo de jubilados y este tipo de turismo llenaba incluso algunos hoteles por sí solo", puntualiza el responsable de CETS.
La sensación que deja la Semana Santa en la comarca es similar a la que se da en otros puntos de la provincia, cuya media de ocupación hotelera fue del 64,14 por ciento según el OTRB. La mayoría de las comarcas se quedó entre el 60 y el 70, siendo la más alta Deza, con un 78,30, y las más baja la del Condado-Paradanta, que registró un 54.

Faro de Vigo
10/04/2012