Noticias en la prensa
La Semana Santa solo alcanzó el 60% de la ocupación hotelera
La Semana Santa no ha satisfecho las expectativas del sector hostelero. Las cifras de ocupación han sido inferiores a lo esperado y la sensación que ha dejado es «agridulce», explica Francisco González, presidente del consorcio de turismo de Sanxenxo. En su opinión, la lluvia ha sido la responsable de que se cancelaran muchas de las reservas de última hora. La crisis, por su parte, ha dejado a la provincia sin los grandes grupos de turistas. En Sanxenxo y en O Grove calculan que, al final, solo se han ocupado el 60 % de las plazas hoteleras disponibles.

González asegura que muchos fueron los hosteleros que, animados por el buen tiempo, decidieron poner en marcha sus establecimientos cuando normalmente están cerrados en estas fechas. «Pero la inestabilidad meteorológica dio al traste con muchas reservas, sobre todo, de última hora». A ello hay que sumarle la ausencia de grandes grupos. Las cifras finales se sitúan en torno al 60 % de ocupación. Las mismas que se registraron en el vecino municipio de O Grove.

El porcentaje de ocupación varió notablemente entre los hoteles de distintas categorías y de diferente ubicación. En Sanxenxo ganaron los del casco urbano, donde lograron vender cerca del 90 % de sus plazas. Los de la costa, en cambio, fueron los que más sufrieron. En O Grove triunfaron los establecimientos de mayor categoría y, mientras en los de cuatro y tres estrellas las cifras se mantuvieron, en los demás «la ocupación se desplomó», explica Jaime Devesa, portavoz de los hosteleros. En su opinión, en esto ha tenido mucho que ver la guerra de precios y que los más grandes tengan capacidad para realizar unas ofertas que a los pequeños les resulta imposible asumir. «Bajar los precios no ayuda. Yo creo que hay que apostar por mantener el precio y complementarlo con todo lo que tenemos en la zona», explica.

En ambos casos, el sector está de acuerdo en que si el tiempo hubiese acompañado, las cifras habrían sido diferentes. «La crisis está ahí y la gente si no tiene garantías de buen tiempo no se mueve», asegura González. «El tiempo no acompañó», ratifica Devesa. Este último destaca que aunque los hoteles se han resentido en estas vacaciones, los restaurantes en cambio trabajaron mucho. «A la restauración le fue bastante bien», añade el grovense.

La valoración no es mejor en el ámbito de las casas de turismo rural. El presidente de la asociación Val do Salnés, Gerardo Salgueiro, explicó ayer que las cifras de ocupación han sido muy inferiores a lo previsto. «Pensábamos estar entre o 100 % e o 80 % os tres días máis fortes e, ao final, só se ocupou entre o 50 e o 60 % dos aloxamentos», asegura. Un dato que es incluso inferior al registrado durante el año pasado, cuando se logró comercializar entre el 70 y el 80 % de las plazas en estas viviendas. Salgueiro culpa de esta situación al propio sector, por no mantenerse actualizado ni estar pendiente de las reservas. «Hai moitos aloxamentos pechados. A xente non é profesional e iso produce unha baixada no servizo», argumenta. También explica que la estancia media en este tipo de alojamientos ha descendido de los tres o cuatro días a solo dos o tres.

La Voz de Galicia
10/04/2012