Noticias en la prensa
Concellos se plantean implantar una tasa a los turistas para incrementar sus ingresos
Es una medida que prevén incluir en el plan de ajuste que deben presentar a Hacienda antes del día 31 para acogerse a los créditos aprobados por el Gobierno central para saldar las deudas con los proveedores.


Los concellos tratan de evitar que las deudas contraídas con los proveedores acaben pasando factura a sus vecinos. La mayoría de municipios que se acogerán a los créditos impulsados por el Ministerio de Hacienda para saldar los recibos pendientes con constructores y autónomos, descartan subir impuestos. Pero ya tienen algunas fórmulas sobre la mesa para generar ingresos y dar un balón de oxígeno a las cada vez más asfixiadas arcas municipales. Una de ellas es la posible implantación de una tasa turística que grave las pernoctaciones en hoteles y casas rurales. Esta medida supondría una inyección de ingresos para los concellos, ahora con sus cuentas en números rojos debido a la crisis del ladrillo y a la caída en la participación de los ingresos del Estado, sin tener que apretar más el cinturón a sus vecinos, reducir el salario de los funcionarios o despedir a personal.
El plan de ajuste que tendrán que presentar a Hacienda antes del 31 de marzo los ayuntamientos que le solicitan un crédito para pagar las deudas a los proveedores –en algunos casos facturas de hace años–, ha llevado a algunos regidores de la comunidad a buscar fórmulas que generen ingresos. Y para ello se han fijado en ciudades europeas que ya tienen tasas turísticas. Es el caso de Roma o París, que ya aplican, o Turín, donde entrarán en vigor el próximo mes. En Cataluña, la Generalitat también aprobó a finales del año pasado una tasa para los turistas que grava las pernoctaciones en hoteles, apartamentos, casas rurales y cruceros, y que es de entre uno y tres euros, según la categoría del establecimiento. Dicho canon es unipersonal y se habilita un máximo de diez noches. Según las primeras estimaciones, la Generalitat esperaba que esta tasa le reportase unos 100 millones este año.
Aunque en el caso de Cataluña se trata de una tasa autonómica, los ayuntamientos tienen plena autonomía para decidir sobre su implantación, al margen de lo que, en el caso de Galicia, pueda acordar la Xunta. "Se trata de buscar nichos de eficiencia tributaria sin que eso recaiga en los vecinos. Mejor eso que cobrar un euro por receta como hace Cataluña", apuntan fuentes conocedoras de la propuesta.
La posible aplicación municipal de esta tasa que grava a los turistas por pernoctación partió de un alcalde, que trasladó esta propuesta a otros regidores como fórmula para "inyectar ingresos" a las cada vez más mermadas arcas municipales. En los últimos días, varios concellos turísticos de la comunidad echaron mano de la calculadora para conocer el volumen de ingresos que generaría esta tasa. Y es que, por ejemplo, Nigrán, Baiona y Sanxenxo triplican su población en temporada estival.
En Galicia, el volumen de facturas remitidas por los concellos a Hacienda ronda los 300 millones, según las primeras estimaciones. El grueso de los recibos pendientes de pago los concentra Santiago, con 13,1 millones. Le sigue A Coruña, con 7,6 millones y Ferrol, con 4,7. Los tres gobiernos municipales del PP, que descartan subir impuestos para hacer frente a las facturas impagadas a los proveedores, responsabilizan de esta deuda a la gestión de los anteriores ejecutivos locales.

Los hosteleros pontevedreses confían en llegar a la mitad de ocupación, que será más alta en Sanxenxo
Los hosteleros pontevedreses miran al cielo y se imponen una meta modesta para Semana Santa: alcanzar el 50% de ocupación, y se trata de una cifra "optimista", como afirma el presidente de Ahosvi (Asociación de Hostelería de Vigo) y Asehospo (Asociación Provincial de Empresarios de Hospedaje de Pontevedra) y vicepresidente de Feprohos (Federación Provincial de Empresarios de Hostelería). No obstante, lograr esa mitad de ocupación implicará mejorar con respecto a 2011, cuando apenas superaron el 30% por el mal tiempo. La costumbre de los últimos años de reservar a última hora basándose en el factor meteorológico impide que los responsables de los alojamientos de la provincia tengan datos, como asegura también Sánchez Ballesteros, quien augura, además, un año "muy duro" en el sector, incluso "un poquito más que el anterior".
Otros responsables de hostelería de las áreas más turísticas de la provincia, como Baiona o Sanxenxo, coinciden con el "optimismo" de Ahosvi, aunque solo Baiona, a través del presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes, Ezequiel Simons, se atreve a hablar de la posibilidad de un 90% de ocupación el viernes y el sábado. Eso sí, siempre que haga buen tiempo. Sanxenxo también pone esa condición. Si el sol brilla, creen que seguirán siendo destino turístico preferido de Galicia, y optan por evaluar la situación a posteriori. Así lo señala Francisco González, del Consorcio de Empresas Turísticas, quien adelanta que las reservas "van muy bien de momento" y que es probable que la zona se confirme una vez más como el primer des de la comunidad.
En el área de Nigrán, en cambio, las expectativas difieren de las del resto de la provincia. Darío Álvarez, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas, afirma que hasta ahora hay "muy pocas reservas" y las previsiones "no son muy buenas". "No suena el teléfono. Nos tememos, a no ser que el tiempo acompaña, cero ocupación", subraya.
En el caso de Vigo, si bien Sánchez Ballesteros considera que, por lo que respecta a Semana Santa, seguirá la "tendencia" del resto de Pontevedra, advierte que los hoteles "más de empresa", no tan turísticos, están notando peor la bajada de las pernoctaciones. Ese turismo que no es tal porque acude a Vigo por trabajo, pero que así aparece reflejado en las estadísticas oficiales, ha caído desde el verano pasado por la paralización de la construcción naval. "Se nota mucho en el sector. Esperamos como agua de mayo que se reinicie la actividad", explica.
En la provincia de A Coruña, el presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Francisco Canabal, confía en que se llegue al 60%, aunque ve muy complicado conseguir el 78% de 2011. Algo similar ocurre en Santiago, donde los hosteleros esperan tener, como Pontevedra, la mitad de las camas de sus negocios ocupadas, 10 puntos menos que en 2011, según la Asociación de Santiago.

Faro de Vigo
21/03/2012