Noticias en la prensa
O Grove y Sanxenxo apuestan por ser territorio talaso
Diez hoteles cuentan con instalaciones y ofrecen tratamientos de spa.

O Grove y Sanxenxo son mucho más que sol y playa. Desde hace tiempo, el sector turístico de estas dos localidades busca la forma de hacerse un hueco para convertirse en un referente también del turismo de invierno. Y parece que lo ha conseguido. La apuesta de varios establecimientos de la localidad por los spa, talasos y balnearios está logrando que sean muchos los visitantes que se animan a relajarse durante el fin de semana sumergidos en una piscina de agua caliente, cubiertos de chocolate o recibiendo un masaje zen. ¿A que suena bien?

«Los que tenemos spa somos los hoteles que podemos sobrevivir abiertos en invierno». Así de claro lo tienen en el Carlos I Silgar de Sanxenxo. No solo por los clientes que vienen a pasar el fin de semana atraídos por el relax y los tratamientos que ofrecen este tipo de establecimientos, sino también por el número de vecinos de la zona que usa sus instalaciones con fines lúdicos o terapéuticos. El público de estas temporadas, añaden en el Augusta Spa Resort de la misma localidad, no es el mismo del verano. No viene buscando el sol y playa. Ni el bullicio. Quiere tranquilidad. «La gente necesita desestresarse y olvidarse de todo», aseguran en el Talaso Spa Sanxenxo.

En esto del turismo de salud hay quien lleva toda una vida. El Louxo de A Toxa, por ejemplo, fue «el primer centro talaso de Galicia», explican sus responsables. Forman parte de la Sociedad Gallega de Talasoterapia que, curiosamente, se formó en A Toxa. ¿Qué los diferencia de un spa? «Que captamos agua directamente de la ría, sin ningún sistema de bombeo y entra con todas sus propiedades intactas», afirman. Por eso han hecho del mar su principal fuente de tratamientos y ofrecen productos como la chocolaterapia marina. El otro talaso de la zona lo encontramos en Sanxenxo. «Solo con respirar el ambiente del talaso ya se va el estrés. El mar tiene muchas propiedades que son buenas para la salud», prometen en el Talaso Spa Sanxenxo.


Los más numerosos

Más numeroso, en cambio, es el número de spa que existen en la zona. Son seis. Entre ellos hay hoteles de gran tamaño, como el Augusta, que tiene más de 1.500 metros cuadrados dedicados al agua o el Carlos I Silgar. Pero también establecimientos más modestos que han encontrado en el turismo de salud un hueco. Es el caso del Nuevo Vichona, en Sanxenxo. «Nuestro spa es pequeño y lo tenemos solo como servicio adicional para nuestros clientes», aseguran.

Cualquiera de ellos dispone de unas instalaciones en las que las piscinas climatizadas, los cuellos de cisne y las bañeras de burbujas son las protagonistas. «La gente lo que más demanda es el circuito de agua y el masaje en la espalda», explican en el Norat Marina de O Grove. Y es que pasar un fin de semana a remojo, vistiendo albornoz y en un espacio en el que los móviles están prohibidos apetece siempre. ¿O no?

La Voz de Galicia
21/01/2012