Noticias en la prensa
Sanxenxo busca el tirón turístico de su veraneante más ilustre
Rajoy es un señor de Pontevedra, pero también un veraneante de Sanxenxo. Y en la villa turística muchos se frotan las manos ante el «plus presidencial» que el próximo verano tendrá, si nada lo tuerce, el municipio. Empezando por la alcaldesa, Catalina González, quien destaca que no tiene «ninguna duda» sobre la «fantástica» repercusión mediática y promoción que significará la presencia de su veraneante más ilustre y «que vamos a aprovechar como concello turístico que somos». Lo mismo opina el presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), Francisco González, quien destaca que ya era y será «muy importante» la estancia del popular, aunque sea con más recortes.
A pie de calle, algunos muestran más prudencia ante este posible revulsivo. Pedro Campos, el presidente del Club Náutico, destaca por ejemplo que «siempre es una buena noticia y para nosotros es un orgullo tener entre nuestros socios a un presidente del Gobierno, pero no creo que a corto plazo esto signifique nada especial; aunque es un plus de atractivo, de simpatía». En uno de los locales que más a menudo frecuenta el político en vacaciones creen que «algo se notará, pero tampoco creo que esto vaya a traer un bum». «Rajoy, ya desde que era ministro y vicepresidente, es una persona de círculos íntimos, de estar con sus amigos. Lo veías un día y luego nada en una semana. No creo que su presencia vaya a ser ahora determinante».
También está por ver si, de mantener Sanxenxo como destino, Rajoy sigue ocupando el piso familiar en primera línea de playa en Silgar. Cuando tenía responsabilidades en el Gobierno de Aznar, se había mudado por motivos de seguridad a otra casa en Ribadumia.

«Siempre intenta no molestar»
Fernando Salgado y Caballero, uno de sus vecinos en Silgar, está convencido de que «va a seguir viniendo». «Sé que le van a intentar trasladar a otros sitios, pero creo que va a intentar compaginarlo con su piso de Sanxenxo, ahora que además está más aplacado el tema del terrorismo», señala, mientras dice que el futuro presidente es una persona «muy cercana» y que siempre «ha intentado no molestar al vecindario y pasar lo más desapercibido». «Incluso a veces parece que tiene menos seguridad de la que debería. Alguna vez un amigo se confundió de puerta y le abrió él».
A este refugio no solo acude en verano, sino también en Navidades y en escapadas de fines de semana. «Estos últimos años lo vimos más en Navidad que en verano», dice el librero Jaime Corral, también escéptico: «Si cuando fue vicepresidente no fue trascendente, no creo que ahora lo sea. Significó más la Volvo». Pero en lo que todos coinciden es en que aunque le será más complicado, «seguirá vinculado a Sanxenxo», donde, dice la alcaldesa, «cuando viene es un vecino más».
«Seguro que le van a intentar trasladar, pero creo que va a compaginarlo con Sanxenxo»
Fernando Salgado
«Cuando fue vicepresidente no fue trascendente y no creo que lo vaya a ser ahora»
Jaime Corral

La Voz de Galicia
22/11/2011