Noticias en la prensa
Los hoteles mantienen una ocupación del 65% en Semana Santa pese al mal tiempo
"Las reservas efectivas nos permiten prever una ocupación hotelera para Semana Santa del 65% aunque puede incrementarse un poco con los turistas de última hora" . Es la estimación que ayer hacía el presidente de la Asociación de Hoteleros de Pontevedra, José María De Cabo, que augura una campaña "moderadamente buena".
El éxito es fruto de los atractivos de Pontevedra, de las campañas institucionales de promoción de la ciudad y también "del esfuerzo del sector", enumeraba ayer De Cabo para recordar que también se han hecho "en la comunidad autónoma y en la capital de la provincia ofertas de descuentos del 20 y hasta del 30% para estos días con el fin de captar clientes, lo que ha tenido su compensación".
Precisamente las ofertas publicitadas a lo largo del primer trimestre del año han permitido conjurar temores como los del pasado año, cuando en plena celebración del Xacobeo "la campaña no fue para echar cohetes debido a que se extendió la idea de que iba a haber un encarecimiento desproporcionado de los precios".
El moderado optimismo de los hoteleros locales es compartido por el Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS) cuyo presidente, Francisco González, cifraba en un 70% la previsión de media de ocupación para su zona, eso sí, reconociendo que las expectativas son muy distintas dependiendo del tipo de establecimiento y de su localización.
Más entusiasta si cabe es José Manuel Figueroa, presidente del Patronato de Turismo Rías Baixas, quien hace unos días confiaba en alcanzar hasta un 75% de ocupación para el conjunto de la provincia.
Turismo urbano
Al contrario que sus compañeros del CETS, el presidente de los hoteleros pontevedreses no está preocupado por la inestabilidad del tiempo primaveral –"me preocuparía si hubiese temporales pero no es el caso"– al entender que el tipo de turistas y visitantes que llegan a la ciudad durante la Semana Santa tiene intereses ajenos al sol y playa.
"El nuestro es un turista urbano con, fundamentalmente, intereses culturales, paisajísticos y gastronómicos" define José María De Cabo, quien añade que es también un turismo eminentemente familiar y de parejas.
Visitantes del resto de Galicia, que en estancias cortas (de fin de semana) hay todo el año y turistas de proximidad conforman el grueso de los viajeros que llegan a Pontevedra en las vacaciones de Semana Santa. "Tenemos sobre todo turistas nacionales, de Madrid y del arco noroeste (en alusión a Castilla León y Asturias), aunque también puede llegar alguno de Cataluña" señala el presidente de la Asociación de Hoteleros de la ciudad.
Lo que no llega a la ciudad, o por lo menos no de manera significativa, son turistas de otros países, ni siquiera portugueses que, cuando se acercan a Pontevedra optan por establecimientos hosteleros y alquileres de apartamentos en la línea de costa. En consecuencia, las suyas suelen ser estancias estivales.
También en verano es frecuente encontrar en la ciudad turistas europeos de Francia, Italia y Reino Unido, aunque la mayoría no pernoctan en Pontevedra.

Faro de Vigo
21-04-2011